Un motivo sobresaliente de las pinturas rupestres de «El Ceibo» (Santa Cruz)