datación radiocarbónica

Método usado en arqueología para saber la antigüedad de los restos hallados. Este método mide la cantidad de carbono 14, que es un elemento que incorporan todos los seres vivos −animales, plantas y personas− a lo largo de su vida. Cuando estos mueren, dejan de incorporar el carbono 14 y comienzan a perderlo de una manera constante. Cuando los restos de un organismo son hallados en una excavación arqueológica, se estudia la proporción de carbono 14 que aún le queda, lo cual otorga una medida del tiempo transcurrido desde su muerte. Esto hace que el método sirva para fechar la edad de distintos materiales orgánicos que los grupos de investigación encuentran en los contextos arqueológicos: huesos, dientes, maderas, semillas, carbones, etcétera.

Una vez establecida la antigüedad, se puede inferir la época en que estuvo vivo ese organismo. Cuando pasa demasiado tiempo, el carbono 14 de los restos orgánicos se agota, y entonces ya no se lo puede datar: por eso, el límite máximo de la datación radiocarbónica es aproximadamente de 45.000 años.

Los años radiocarbónicos se cuentan desde el presente hacia atrás, tomando como año 0 de la escala el año 1950. por ejemplo, pongamos por caso que de una excavación se recuperan restos de madera; estos van al laboratorio de radiocarbono y vuelven con un fechado: 3000 AP (es decir, antes del presente). Los equipos de arqueología lo que hacen muchas veces es traducir esto a años calendario, es decir, al calendario que usamos nosotros (en este caso sería aproximadamente el año 1000 antes de nuestra era).

error: Este contenido se encuentra protegido.